Manual para dibujar como la música

 

   Libro arte/ Manual de dibujo

   Formato físico impreso en medidas 25x17 cm

 

   Registro de aplicación ejercicios 3:59 min
   2016 - 2017

 

Busca  aprovechar los códigos propios de la música  en el ámbito del dibujo para “demostrar” las múltiples posibilidades que tiene éste, así  entenderlo como un lenguaje que comprende varios niveles; sensibles, corporales, comunicacionales, espaciales;  para posteriormente convertirse en  un objeto que adquiere el sentido de un manual de dibujo, quizá en un principio a la manera tradicional, es decir, aquel manual que propone una serie de instrucciones y que ofrece ejemplos claros al hablar de una forma de proceder.

 

Hay una necesidad por  interpretar el dibujo y sacarlo del canon, que en palabras de Absalón Avellaneda  lleva a pensar que “todo lo que puede ser imaginado, representado o hecho  en un espacio es dibujo,  es un lenguaje más que una noción artística (...) su esencia es expresiva, sensibiliza y comunica, sus posibilidades no poseen límite”.  

 

La idea de interpretación amplía las posibilidades a la hora de pensar el dibujo y en este caso  la "transcodificación" de nociones propias de la música hacia otro lugar se vuelve un ejercicio expresivo. Es principalmente un acto del pensamiento en que se traducen una serie de indicaciones escritas para darle un sentido a manera de dibujo; sin embargo,  el carácter abierto y poético de la instrucción ofrece la posibilidad de trabajar desde el campo de la sensación, puesto que la interpretación de la palabra se articula con el movimiento del cuerpo entero y sus impulsos.

Las piezas escogidas para esto son: 

- La puerta del vino de Claude Debussy 

- Ionisation de Edgard Varese

- Mikka de Iannis Xenakis

- Threnody for the victims of Hiroshima  de Penderecki

- In C de Terry Riley

Los valores que se asumen desde el dibujo son el resultado de la interpretación de elementos específicos en la partitura  de cada pieza, algunas tienen la particularidad de  haber sido escritas como una grafía, de allí que su transcripción se realice desde sus características sonoras y temporales. 

En el anterior documento PDF se muestra el primero de cinco capítulos del manual.

 

Posterior a la creación del mismo con el fin de volverlo  aplicable a un contexto académico   surgen a modo de ejercicio corto varias instrucciones para ser seguidas en un tiempo determinado. Parte de su sentido implica una  reducción a la menor cantidad posible de interacciones con quien lo aplica. Al partir de una instrucción escrita resulta más una conversación entre quien lo realiza y el papel en donde se encuentra planteado el hacer. Esto, como evidencia de la manera en que puede funcionar cierta autonomía en medio de una guía.

En la introducción  queda claro parte de esto, se invita a una lectura rigurosa y se abre la posibilidad de la resignificación que mencioné de los términos que aparecen por el camino,  aunque también se menciona la posibilidad de poder entenderlos mejor con el hacer y por el camino.

Partiendo del documento de instrucciones se invita a estudiantes de artes plásticas, música y público en general a realizar una lectura y desarrollar el ejercicio de dibujo.

El cierre  de la experiencia  es la elaboración de un glosario, cada uno de los participantes define una serie de términos encontrados en el texto a partir de su experiencia personal  en el dibujo de los mismos, la  característica principal es que estas definiciones se encuentran dentro de la gramática propia del dibujo.

 

Si bien en un principio existen unas definiciones de los términos, el sentido  está en no hacer uso de ellas como verdades absolutas, en estos términos se propone un directo  cuestionamiento al sentido de la instrucción propia de los manuales de dibujo. 

A continuación pueden verse algunas de las definiciones dadas por los participantes: 

press to zoom

press to zoom

press to zoom

press to zoom
1/5